1ª Epístola a los Tesalonicenses


person Autor : Enseñanza Bíblica 13


1 - Prólogo

El apóstol Pablo escribió esta primera carta a los Tesalonicenses después del regreso de Timoteo de su visita a Tesalónica. Fue en la sinagoga de esta ciudad que Pablo había proclamado el evangelio durante tres semanas porque su ministerio había sido interrumpido por una persecución violenta descrita en Hechos 17:1-9. Una asamblea de judíos y griegos se había formado rápidamente en Tesalónica.

El objetivo del apóstol era animar y consolar a sus hermanos y hermanas de Tesalónica que habían sufrido mucho al permanecer fieles. También quería responder a sus incertidumbres. Aunque tiene un evidente carácter pastoral, esta carta contiene una enseñanza doctrinal muy instructiva.

 

Tres temas principales (contenidos en el versículo 3 del primer capítulo) pueden ser observados en la epístola:

  • la fe: este es el elemento principal del capítulo 1,
  • el amor: es la parte central de la epístola (cap. 2; 3; 4:1-12),
  • la esperanza: este es el último tema, aunque se menciona en cada capítulo.

El tema sobre el cual el apóstol insiste a lo largo de la epístola es la venida del Señor: 1:10; 2:19; 3:13; 4:15-18; 5:23.

2 - Contenido de la epístola

2.1 - Capítulo 1

El apóstol da gracias a Dios porque el evangelio predicado en Tesalónica fue acompañado por el poder del Espíritu, como lo demuestran los frutos dados por los creyentes de esa ciudad que se convirtieron en imitadores del Señor hasta el punto de ser modelos a su vez.

Se habían vuelto hacia Dios para servirle y esperar a su Hijo del cielo.

2.2 - Capítulo 2

El cuidado de Dios y el ministerio del apóstol para el rebaño de Dios. Había actuado con perfecta rectitud y delicadeza para no depender de nadie como apoyo. El apóstol da gracias a Dios porque la Palabra ha obrado en sus corazones y alaba su valor en medio de las persecuciones. Les explica por qué no puede venir.

2.3 - Capítulo 3

El apóstol presenta la prueba de la fe. Dios usa aflicciones y persecuciones para fortalecer la fe de estos creyentes (v. 10), para hacer que su amor sea abundante (v. 12) y para establecer sus corazones en santidad para la venida de nuestro Señor Jesucristo con sus santos (v. 13). Pablo se regocija por las buenas nuevas que Timoteo le trajo de Tesalónica: la fe de estos jóvenes creyentes había permanecido firme a pesar de las tribulaciones.

2.4 - Capítulo 4

Tenemos aquí el camino de la fe. Se dan instrucciones especiales con respecto a un caminar agradable a Dios mientras se espera al Señor. Se presentan así cuatro grandes cualidades morales:

  • La santidad: la necesidad de tener pureza moral haciendo la voluntad de Dios (v. 1-8).
  • El amor fraternal (v. 9-10).
  • La justicia práctica manifestada por una vida pacífica y una conducta honrada (v. 11-12).
  • La espera de la venida del Señor para buscar a los suyos, un tema de esperanza y consuelo (v. 13-18).

2.5 - Capítulo 5

Después de haber hablado de la venida del Señor para los creyentes, el apóstol presenta su venida en relación con el mundo, es decir, el día del Señor.

  • v. 1-3: el juicio que vendrá sobre el mundo en el día del Señor. El descuido del mundo es un presagio de su apariencia. La ilusión de paz y de seguridad.
  • v. 4-11: instrucciones para la conducta que conviene: vigilancia y sobriedad. Lo que distingue a los creyentes de los incrédulos. La lucha cristiana con algunas exhortaciones.
  • v. 12-22: el apóstol recomienda el respeto hacia los hermanos que están a la cabeza, de cuidar unos de otros, la beneficencia, el ejercicio de los dones espirituales, la práctica de todas las virtudes cristianas.
  • v. 23-28: los saludos finales. Necesidad de la gracia de Dios para todos.

3 - Una revelación: la venida del Señor para buscar a los suyos

Es la revelación fundamental de esta epístola:

  • El Señor viene a buscar a los creyentes por sí mismo, sin dejar a nadie el cuidado y la alegría de hacerlo.
  • Descenderá sobre las nubes con un grito de reunión.
  • Este grito despertará a los santos dormidos y los resucitará en cuerpos de gloria.
  • Nosotros, los vivos, entonces seremos transformados en cuerpos similares de gloria.
  • Entonces, todos los creyentes, resucitados y transformados, serán llevados juntos para estar siempre con el Señor.

4 - Un versículo clave en cada capítulo

«Os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera» (capítulo 1:9, 10).

«La recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes» (capítulo 2:13).

«El Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros, para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos» (capítulo 3:12, 13).

«Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor» (capítulo 4:16, 17).

«Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo» (capítulo 5:23).

El versículo clave de la razón de su entrega enérgica está en el capítulo 2 versículo 13. ¡La Palabra de Dios realmente obró en sus almas!

2ª Epístola a los Tesalonicenses navigate_next


vertical_align_top Arriba